He recuperado mi alegría y vitalidad

Tras terminar la primera sesión me sentí relajada y tranquila. Mi situación seguía siendo la misma pero la forma de afrontarla había cambiado. Llevaba varias noches despertándome sobresaltada y nerviosa; por las mañanas me despertaba sin hambre. Tras la sesión todo eso cambió, ahora duermo profundamente y me despierto hambrienta (estupendo para recuperar el peso perdido). Además, la tristeza que algunos recuerdos o situaciones me causaban, pasaron a convertirse en cariño.

Gracias a Oro Vital he recuperado la alegría y vitalidad que me caracteriza, dos cualidades que sin darme cuenta habían ido desapareciendo poco a poco.

GRACIAS!

Verónica M.