¡Me encuentro muy feliz!

Llevo cuatro sesiones y todas completamente diferentes entre si.

Al finalizar la primera sesión sentía una paz interior y un bienestar que no recordaba.

La segunda sesión fue más alegre, como más luminoso, y no podía quitar una sonrisa de mi cara.

Durante los siguientes días, mucha gente que me conocía me decía que me veía mucho más guapa, mucho más alegre, y eso sin saber que había recibido estas sesiones.
Yo me sentía en paz, sin nervios, dormía como nunca había dormido, pues normalmente me acordaba de muchos sueños, muchos de ellos pesadillas y me levantaba más cansada que me acostaba. Pero esto, gracias a las sesiones ha cambiado, continuo acordándome de los sueños, pero son tranquilos, relajantes e incluso graciosos, y si empieza alguna pesadilla soy capaz de pararlas, algo increíble.

Tras una semana realicé mi tercera sesión, me sentía mucho mejor que en las anteriores.

Desde entonces mi vida tiene otro color. Los problemas no me afectan tanto. Mi pareja y yo prácticamente ya no discutimos. Me siento tranquila, con fuerzas para superar todos los obstáculos que pueda presentarme la vida.
Intuyo que la vida me depara cosas geniales y que tengo la fuerza y la energía para conseguirlas, no dejarlas pasar por miedos o incertidumbres.

Hoy SOY FELIZ :-)

Marta