Me repongo metal y físicamente

Tras volver del hospital con mi hijo, después de una cesárea y una operación muy grave de la cual siempre he dado gracias por salir bien, me di cuenta que no podía con la enorme e irracional tristeza que arrastraba como secuela, no conseguía salir de ese círculo en el que estaba, sentía un vacío en el pecho que no podía controlar y mi cabeza no podía parar de pensar en …y si no hubiera salido bien?…que hubiera pasado?

Todo eran pensamientos negativos que me hacían verlo todo mal, a pesar de saber la suerte que había tenido y del cariño y la ayuda recibida por conocidos y desconocidos. Hablar una y otra vez de lo sucedido con cada médico o persona que me veía me hacia daño y no conseguía avanzar, en fin, todo un círculo vicioso del que no podía salir hasta que experimenté la técnica de “ Oro Vital”.

Después de varias sesiones pude notar que algo había pasado en mi cabeza, no tenía continuamente esos pensamientos negativos ni el vacío en el pecho, si bien no habían desaparecido del todo sí habían empezado a hacerlo.
Ha pasado cierto tiempo y lo que he notado es que me voy reponiendo mental y físicamente poco a poco, empiezo a ser capaz de disfrutar de las cosas que me rodean, sin ese miedo y tristeza que me dejaron momentos tan duros. Lo que me estaba haciendo desaparecer cada vez es mas débil y siento que mi cabeza esta más tranquila, a veces empiezo a tener algún pensamiento negativo y de pronto no sigue, desaparece sin más, en su lugar me encuentro pensando en otra cosa que no me produce malas sensaciones y consigo seguir hacia delante sin sentir que he dado un paso atrás.

Julia